Brave browser quita de en medio las advertencias de cookies, también amplía el soporte del traductor

Brave browser quita de en medio las advertencias de cookies, también amplía el soporte del traductor

Brave browser quita de en medio las advertencias de cookies, también amplía el soporte del traductor 1024 1024 Alberto Marín

Brave 1.45 es la nueva versión del navegador proprivacidad y procripto más popular del panorama y en ambas direcciones se mueven las novedades que trae en este lanzamiento, el primero de los derivados de Chromium en hacer acto de presencia.

O más bien no: si hace unos días que se liberó Chromium 107, poco después apareció Chrome 107. Pero, una vez más, no se trata de una versión especialmente llamativa para el usuario. Aun cuando incluye mejoras importantes a nivel de características internas, como el reemplazo de alguna API, cambios para desarrolladores y un montón de correcciones y algunas optimizaciones, ahí queda el grueso de las novedades.

No ocurre lo mismo con Brave 1.45, que al tiempo que suma todo o casi todo lo que agrega Chromium 107, implementa sus propias novedades, incluyendo una que hará las delicias de sus usuarios, como lo hizo antes con los usuarios de Vivaldi: el bloqueo de las advertencias de cookies, ese que salta con mayor o menor escarnio cada vez que entras en un sitio web por primera vez.

Introducidos por gracia -más bien desgracia- de la GDPR, que sus cosas buenas tiene, pero también las tiene malas, véase esto como ejemplo, las advertencias de cookies son un sufrimiento con el que hay que lidiar de manera muy diferente, porque hay sitios que con un par de clics te las quitas de encima, otros que te obligan a pulsar innumerables opciones…

Siempre y cuando no quieras tragar con las cookies, claro; en caso contrario, lo aceptas todo y Ancha es Castilla. Pues bien, si eres usuario de Brave y quieres que no te aparezcan más las dichosas advertencias de cookies, Brave les ha puesto cota. Para activarlo tienes que acceder a «Configuración > Escudos de Brave > Filtrado de contenido > Filtrar listas» y ahí buscas «Easylist-Cookie List» y lo marcas.

Ten en cuenta, eso sí, que lo que hace esta opción, como lo que hace la misma opción en Vivaldi o la extensión I don’t care about cookies, disponible para cualquier navegador, es bloquear esos molestos anuncios de aceptación de cookies y nada más. Ni acepta, ni rechaza. Ergo, puede depender del sitio el comportamiento ante un usuario que navega sin aceptar ni rechazar la advertencia de marras.

Otra novedad de Brave 1.45 relacionada con la privacidad es la de copiar enlace limpio, una opción que se agrega al menú contextual de la barra de direcciones y que facilita copiar solo la URL principal de un sitio, obviando cualquier otro parámetro innecesario o dudoso en el proceso. Por otro lado, Brave mejora la protección de las huellas digitales y la navegación privada.

En el ámbito de la funcionalidad, Brave 1.45, mejora una característica de la versión anterior del navegador con la ampliación del soporte de idiomas del nuevo traductor de páginas web, uno al estilo del del Chrome, pero respetuoso con la privacidad del usuarios que el mes pasado se estrenaba con con muy pocas opciones a elegir y que ahora ya soporta más de 100 idiomas, incluyendo catalán, gallego y euskera.

Fuente: Muycomputer

Dejar una Respuesta